lunes, 3 de agosto de 2015

Guy des Cars - La mujer que sabia demasiado


Rossana Cabrera:
Hay una calle en Montevideo: "Tristán Narvaja", que está llena de librerías. De un lado y del otro, uno cruza muchas esquinas y sigue habiendo, una tras otra librerías de viejo, de nuevo, técnicas y de requecheo.
Cuando llegué a Montevideo, desde el interior del país, y teniendo apenas 18 años, esta calle era mi paraíso personal.
Y cuando compraba, elegía algo nuevo y algo viejo. Algo caro y algo de oferta, alguna cosa medio "seria como para universitaria que se está formando y tiene que aparentar" y alguna otra bien livianita como para jovencita que lee para pasarlo bien.
Entre esas cosas baratas,usadas y livianitas siempre caía algún Guy Des Cars. Se leían de un sopetón y entretenían cualquier tarde aburrida en una pensión estudiantil.
Hoy volví a este autor. No debí hacerlo, pues la mujer de 40 que ahora soy no le tiene piedad, ni al libro ni a la jovencita que leía estas cosas ¿Tan pelotuda era en ese momento?
Malo con alevosía, como lo anuncia la tapa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada