domingo, 10 de mayo de 2015

Rosa Montero - La ridícula idea de no volver a verte


Rosi Torres Marino:
De Rosa Montero me queda poco por leer. Empecé con ella muy pronto y tenía pensado volver a releer alguna de sus novelas este año, pero antes de hacerlo me topé con " La ridícula idea" que aún tenía pendiente por darme esa tonta pereza que a veces le tomas a un libro por leer su contraportada y no mirar más allá.
El caso es que encontré en él una lectura interesante en lo que concierne a la biografía de Madame Curie, una reflexión emocionante e inteligente de lo que es la vida (principalmente de las mujeres), y me reconocí en esa necesidad de acudir a la “palabra” ya sea escrita o leída para entender, explicar y superar todo aquello que nos pasa. Preciosa y sutil forma de explicar la sensibilidad compartida de todos aquellos que amamos la literatura.
Aquí un ejemplo perfecto de lo que digo:
“El arte en general, y la literatura en particular, son armas poderosas contra el Mal y el Dolor. Las novelas no los vencen (son invencibles), pero nos consuelan del espanto. En primer lugar, porque nos unen al resto de los humanos: la literatura nos hace formar parte del todo y, en el todo, el dolor individual parece que duele un poco menos. Pero además el sortilegio funciona porque, cuando el sufrimiento nos quiebra el espinazo, el arte consigue convertir ese feo y sucio daño en algo bello” “Los humanos nos defendemos del dolor sin sentido adornándolo con la sensatez de la belleza. Aplastamos carbones con las manos desnudas y a veces conseguimos que parezcan diamantes”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada