viernes, 22 de mayo de 2015

Carmen Navas - La cruz del tiempo


Esther Recio:
Terminada de leer La cruz del tiempo.
Lo primero dar la enhorabuena a Carmen Navas, por crear tan fantástica historia, hacia meses que no comenzaba un libro que me atrapaba desde los agradecimientos hasta el día que se terminó de imprimir.

A través de capítulos cortos, directos y alternando dos épocas nos sumergimos en un túnel de misterio y magia de la mano de los jovenes, Sarah y Álvaro.
2011- Sarah vive en Nueva York, lleva una vida bastante solitaria y anodina, cuando recibe una sustanciosa herencia monetaria, una llave que abre las puertas de una casa en el barrio judío de Toledo y una cruz.
Una vez asumidas las normas del testamento decide colgarse del cuello la simple cruz de madera intuyendo buenos presagios y pone rumbo a la enigmática ciudad de Toledo para intentar dar algo de claridad a los misterios e interrogantes de sus antepasadas.
1466, un marco histórico que marcó un antes y un después en la historia de España. Abarca la época de los reyes católicos, las falsas acusaciones, el destierro, la expulsión de los judíos, y los primeros coletazos de la cruel, dura e injusta Inquisición.
En medio de este marco histórico nació Álvaro cerca de la catedral de Toledo, pero, inmediatamente fue abandonado a las puertas de un convento de frailes.
Sobre su cuello resalta una simple cruz de madera.
El hosco Prior da la orden de deshacerse cuanto antes del bebé, el resto de frailes no solo desobedecen esa orden, si no que asumen y se responsabilizan del pequeño, acogiéndolo como si fuese el hijo de todos.

- Una novela que te absorbe, con una mezcla muy buena de historia, misterio, amor, traición ... Y ambientada en el inmenso y magistral Toledo, la magia de sus calles, de su gente, su catedral ...
La recomiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada