miércoles, 28 de enero de 2015

Grace McCleen - Un mundo soñado



Emilio Camarasa:
A veces cuesta meterse un poco en situación, aunque el lenguaje pudiera parecer de una niña de 10 años, sus pensamientos nos dicen que no. Primer escollo que hay que solventar.
Cubre algunos temas fuertes como el acoso escolar, la reivindicaciones obreras y sus consecuencias, la intolerancia de la gente hacia ideas y creencias diferentes. También trata sobre las relaciones familiares y la vida en general.
Es aceptable, pero no me ha deslumbrado como yo esperaba que lo hiciese.
Es muy difícil hacer creíble una historia contada por una niña pero escrita por una adulta, utilizando demasiada sobreexcitación en sus expresiones. Queda irreal.

Sinopsis:
Distinguida con el Desmond Elliott Prize 2012, primera novela de la escritora galesa Grace McCleen. El personaje central es una niña extraordinaria en una situación extraordinaria. Huérfana de madre desde su nacimiento, Judith vive atrapada entre dos mundos excluyentes. Por un lado su padre, un fundamentalista cristiano que recorre las calles predicando la verdadera fe y le impone una rigurosa disciplina anclada en el pasado. Y por otro la escuela, donde su carácter peculiar incita las burlas y agresiones de sus compañeros. Para evadirse, Judith ha construido en su habitación una réplica de su ciudad con figuritas de alambre, un cielo de gasa, un arco iris de brillante papel de caramelos y muchos otros elementos rescatados de la basura: un auténtico refugio donde dejar volar la imaginación. Así, cuando, al día siguiente de haber simulado que la nieve cubría su poblado en miniatura, una nevada verdadera cae prematuramente a comienzos del otoño, Judith se cree capaz de obrar milagros. A partir de ese momento, una serie de coincidencias entre los juegos de la niña y determinados hechos que ocurren a su alrededor refuerzan su misticismo y la aproximan peligrosamente a la delgada línea que separa la realidad de la ficción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada