martes, 16 de junio de 2015

Tom Hillenbrand - Un cadáver entre plato y plato


Rossana Cabrera:
Si una novela se desarrolla en las (para mi) exóticas callecitas luxemburguesas. Y esa novela te vino desde Luxemburgo con las palabras de una buena amiga, entonces ya el plato es exquisito.
Pero si además está bien escrita, te mantiene en vilo, te enoja con el mundo y te dan ganas de comer cosas que nunca habías escuchado nombrar, entonces la novela ya es casi insuperable.
Está muy bien para amantes de la novela negra, y es imperdible para amantes de la alta cocina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada