lunes, 25 de agosto de 2014

ARRANCAD LAS SEMILLAS,FUSILAD A LOS NIÑOS, kenzaburo Oé

Rossana Cabrera:
Es uno de esos libros que le llama al pan pan, y al vino vino. No se si estoy acostumbrada a tanta naturalidad en los horrores.
Pero me ha gustado mucho.
Y es tan bueno, que inmersa en la nieve, cazando pájaros con los niños, me costaba levantar los ojos y ver el sol de mi Pinar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada