martes, 16 de septiembre de 2014

Gabriel Garcia Márquez - El coronel no tiene quien le escriba


Tine:
"El coronel no tiene quien le escriba" es un libro muy cortito, pero me dio el típico Garcia Màrquez-feeling. Me encantó. (Re-)Aparece Aurelio Buendia por ahí y también me pareció reconocer la hamaca, el olor a cafè y la lluvia de octubre. La novela tiene a un viejo combatiente y su anciana esposa como protagonistas, a la espera paciente  de una carta que anuncie la concesión de una pensión económica que le corresponde por haber luchado en la guerra civil. La espera dura anios y más anios, es lo que lleva a definir su destino. La mujer del coronel tiene asma, y el gallo se come el maís escaso que entonces no comen los viejos. En el gallo está la esperanza. Leí entre líneas que es esperanza en un país que no valora a los que arriesgaron su vida por él y deja sufrir hambre a su gente.
Este gallo pertenecía al hijo del coronel y promete ganar un premio importante cuando este listo para la rinia. Mientras tiene que comer. La mujer del coronel intenta vender el gallo pero finalmente se arrepiente.  En fin el gallo representa la esperanza, la paciencia, humilde, el recuerdo y la ilusión. 
"La ilusión no se come" le dice la mujer, - "No se come, pero alimenta" le responde el coronel. Esta frase me pareció resumir el libro.
García Márquez puede escribir cualquier cosa y nunca aburre. Me encanta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada