miércoles, 2 de abril de 2014

Baila,baila,baila, Haruki Murakami


Rossana Cabrera:
Dos cosas me pasan cuando leo a Murakami: 1) no se deja compartir. Por más que intente serle infiel y agarrar otro libro, hojear otras tapas, no llevarlo al baño para mezclarlo con el que tenga allí, no hay caso, no se deja. La atmósfera que me crea, no me deja salir, sus personajes no aceptan intercambios con otros autores.
2) Sueño cosas absurdas y disparatadas, sueño cosas como si estuvieran escritas por Murakami, en sueños, me siento uno de sus personajes con acompañantes estrambóticos, puertas a lugares oscuros, y situaciones que no logro explicarme, ni siquiera en esos mundos oníricos. Sueño, y dentro del sueño, una rossi le dice a la soñante: no es nada, esto te pasa por estar leyendo a Murakami.

Y este libro me gustó, tanto como el del "Fin del mundo y un despiadado país de las maravillas"
Eso sí, la foto de la tapa no la entiendo. Para nada la entiendo, las tapas de otros idiomas tienen que ver con el libro, ésta no.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada